El trabajo nos estresa..¿o nosotros estresamos el trabajo?

Esta mañana me ha venido a la mente esta frase, siendo ésta más bien, fruto de elucubraciones desde hace un par de días, debido a mi trabajo. En mi entorno laboral (hospital de sanidad pública en Madrid),  es muy frecuente comentar esta queja entre los compañeros y demás trabajadores: “Hay muchísimo trabajo”, “Estoy desbordado/a” y un largo etcétera de expresiones similares e idéntico significado, EL TRABAJO NOS ESTRESA. Sin embargo, en no pocas ocasiones somos nosotros los que estresamos el trabajo, tanto el propio como el de los demás. Al tener una carga de trabajo bastante importane en el sector sanitario que incluye situaciones en las que, hablando en plata, nos ponen “de los nervios”, con sencillos ejemplos, tales como: familiares exigiendo atención en masa, pacientes que necesitan atención, problemas administrativos que te toca resolver de la mejor manera posible sin ser tú el responsable de ello…pues, llega un punto en el que estás más bien hasta las narices de todo y de todos y, por un intento (efectivo o no) de despojarte de esas emociones, lo pagamos con quien está al lado; es decir, nuestros compañeros. Tanto por quejarse de más como la falta de ello(sí, eso de que cuando no dices nunca nada, hasta que un día entras al trapo para convertirte en Michael Douglas de “Un día de furia”), somos capaces de hacer pasar un mal rato a una persona que está ahí para lo mismo que tú, que es trabajar, pero las circunstancias impiden que caigas en la idea de estar jodiendo a alguien. Yo hice eso hace un par de días, contesté mal a una compañera y le hice daño. Me arrepentí y pedí disculpas , que fueron “aceptadas”, y ahora recibo a cambio desplantes de ignoración y caras largas del tipo” ten cuidado con lo que me vas a decir o cómo vas a respirar, que me puedo echar a llorar en medio minuto, ¡que eres mu mala gente, coño!”, siendo ella la que ahora me “jode” a mí. La palabra que me viene ahora a la cabeza es CURIOSO, porque los “dañados” se convierten en sujetos activos en un abrir y cerrar de ojos, y continúan yendo de “pobrecillos”. Para fliparlo.

En fin, este post no es más que una reflexión y un desahogo que necesitaba hacer, ya que después de sentirme la “mala” desde aquella contestación, he comprendido que hay gente a la que da igual lo que hagas, necesitan sentirse las víctimas siempre, y no puedes remediarlo. Y que conste, estoy de acuerdo siempre en que rectificar es de sabios, y que todos TODOS, nos equivocamos. Pero es que la tía ésta me ha sacado de quicio con lo de ir de “pobrecita yo, que me contestas fatal y jamás me recuperaré”.

Para ser este el segundo post, no es demasiado optimista, pero aquí escribimos todos sobre lo que queremos y, de vez en cuando, sienta genial.

Un saludo.

P.D: Nota mental: el próximo post, un poco más alegre.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Job is funny!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s