Biorritmos al revés.

Ésto lo sufrimos todas las personas que, en general por cuestiones de trabajo, estamos obligados a cambiar el ritmo de vida. En mi caso, no vivir de día a cambio de vivir por la noche. Yo no hago muchas noches al mes; cinco como mucho. Lo malo es que este hecho me garantiza estar jorobada una semana sin poder dormirme antes de las cinco y media de la madrugada y, por el contrario, si consigo dormir a una hora decente (por ejemplo, a las diez u once de la noche) mi cuerpo lo asimila como una siesta larga y me despierto a la una o dos de la mañana, completamente despejada y, por lo tanto, el biorritmo al revés. Admiro de verdad a mis compañeros y a toda la gente que tiene que acostumbrarse a estos cambios de horarios y se adaptan perfectamente en un día…a mí, cada vez me cuesta más. Las últimas noches que hice fueron las del viernes y sábado del último fin de semana de enero, y todavía vengo arrastrando el cambio de sueño. Añoro la vida diurna, y eso que a mí me va bastante lo de pulular y hacer cosas de noche, pero siento que me pierdo un montón de cosas por el día….En fin, que hoy y mañana trabajo de noche. Ya sabéis mi plan para la semana que viene.

Un saludo insomne.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Porque yo lo valgo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s