Al final no pudo ser…

Escribo este post desde la hartura y la ….desilusión más grande que me he llevado a nivel profesional. Pero ahora el aire es fresco. Al final, no pudo ser, no iremos al famoso Congreso con el cual os he estado martirizando/ explotando (mi nene participó activamente en el diseño del trabajo…hasta mis compañeras querían poner su nombre en las autorías…XD) y el caso es que lo teníamos casi todo: Inscripciones, una habitación…de dos para cuatro que éramos, y dijimos que no íbamos en esas condiciones. Se ha armado la marimorena, la Subdirección nos ha tachado de desvergonzadas e irrespetuosas, y que ni siquiera se nos ocurra pensar que nos dejarán hacer nada más…NUNCA!!. Estamos vetadas, en la lista negra, en el culo profesional de ese culo ENORME que es ese hospital, pero la verdad es que estamos conformes porque no nos hemos vendido por una habitación, porque sentimos haber hecho lo correcto, por ser coherentes con nuestras ideas; sí lo sé, parece un discurso de diplomacia internacional, tengo claro que no cambiaré el mundo y que no cambiaré nada en mi trabajo, pero el hecho más plausible que hace que sienta que hemos tomado el camino adecuado es que estoy más serena, que me he quitado un peso de encima, la congoja y frustración que sentía tan cercanas y hasta “normales” en mi vida, se han disipado, y sonrío más, y disfruto otra vez con mi trabajo, con cuidar lo mejor que puedo a mis pacientes, a ayudarles a ellos y a sus familias durante su ingreso, y a los reincidentes, y con sus desesperaciones, miedos, angustias vitales (que no son pocas), a sobrellevar el dolor…todos sabéis en qué ámbito sanitario me muevo, y saber que un paciente te tenga como referencia de seguridad y confianza durante su proceso de enfermedad, y que te agradezca el trabajo que realizas, sé que suena a topicazo, pero te da fuerzas y es lo más gratificante que puede llevarse la enfermera asistencial…y que, cuando fallece alguien, su familia reconozca tu esfuerzo, te agradezca el trato que han recibido por tu parte y la de tus compañeros, eso no se paga, ni con todo el oro del mundo.

Estoy contenta y orgullosa de mis tres compañeras de penas, de lágrimas y de risas en este trabajo, que a ojos externos parecerá una mierda, pero es un esfuerzo importante y considerando que lo haces en tu tiempo libre. Gracias a todas porque hemos sido una piña, por habernos respetado las opiniones y haber sido un Equipo, con todas las letras. Sóis unas pedazo de profesionales, chicas.

Y nada más, que espero seguir con ilusión y conseguir publicar cosas de enfermería, que me hace sentir “más mejor” y que creo que te ayuda a realizarte como persona y como trabajadora. Gracias a todos los que me habéis aguantado y leído hasta aquí.

Un saludo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Codos, Job is funny!, Pena, porque los aquí nombrados también lo valen, Porque yo lo valgo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s