Propósitos de Año Nuevo…

Para mí y para muchos el año no comienza el 1 de enero, sino el día que terminan tus vacaciones y vuelves al trabajo, los estudios y tu vida diaria habitual. Tengo muchos propósitos para éste, no menos que los anteriores, de los cuales suelo coneguir 1 ó más bien ninguno…y todos los años vuelvo a renacer y me lo vuelvo a proponer. Mi propósito más serio e inminente este año es:Oposiciones, de las que he hablado largo y tendido desde que empecé con el blog, pero ahora veo las orejas al lobo y aún me queda un huevo por estudiar…argghhhh. No estresarse, no estresarse, esa es la clave.

El segundo, aunque real e inesperadamente no me produce en absoluto ansiedad es la boda…ah sí, que me caso (qué raro suena) con el “Dark”. Me apetece mucho, pero me da pereza organizarlo, superraro en mí. No tengo intención de romperme más allá la cabeza de fijar la fecha con el restaurante o finca o lo que sea, y comprarme un vestido mono para la ocasión…aunque me da igual, lo que quiero es que todos nos lo pasamos bien.

Ahora tocamos los reincidentes, es decir, aquellos propósitos que siempre hago y los cuales nunca cumplo. Principalmente, tengo dos: Dejar de fumar y perder peso.

Lo de fumar lo conseguí el año pasado pero este verano he vuelto y creo que es una de las mayores gilipolleces que he conseguido este año. Pero ahora me preocupa menos…de momento.

Perder peso. Es algo de lo que me incomoda hablar. Y que duele. Odio hablar de la gordra, odio que la gente te hable del tema como :-pobrecilla, qué gorda que está. Fui niña gorda y me putearon en el colegio, por eso de la crueldad infantil. Los humanos a veces somos unos cabrones. Estos últimos años, sin dejar de sobrarme kilos he oscilado entre más y menos peso pero ahora estoy en época “maxi” y me jode bastante.  He probado una decena de dietas  las cuales hubieran funcionado  si no fuera por un nimio e insignificante problema. Me aburren. Enormemente. Hago lo que hace cualquiera. Me pongo en serio máximo 2 meses y luego me doy los consabidos “homenajes culinarios” por tamaño esfuerzo. Mañana tengo cita con una dietista (la verdad que es un encanto) y me pondré en vereda. Quiero que este año sea diferente, aunque tenga la patética excusa de “caber en el vestido de novia”… no sé si me funcionará. Pero es mi propósito. Sobre todo por mí, por ser capaz de terminar algo que emprendo, que parece que eso sí es mi verdadero Talón de Aquiles: Finalizar lo empezado.

Un saludo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Chorradas, Porque yo lo valgo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s