Turismo rural

Voy a dedicar esta entrada a un viajecito que mi Dark y yo nos hicimos hace un par de años. Se trata de un pueblo perdido en Guadalajara, muy cerca de Sigüenza, que también es preciosa (Castilla-La Mancha), que se llama Imón. Lo recordamos con muchísimo cariño porque, además de lo insólito y atípico de nuestro viaje (somos más dados a ir a las grandes urbes), nos trataron fenomenal en el hotel y vivir la experiencia, a pesar de que fuera tan sólo durante 2 días, de pasear por pueblos habitados por un máximo de 30 personas, fue una delicia. Estuvimos visitando pueblos de alrededor, pueblos fantasmas en toda regla, que no estaban exentos de encanto. Actualmente, como ya sabéis todos, ciertas provincias y regiones de España se han resentido enormemente al ver diezmar su población por la llamada de trabajo y “mejor calidad” de vida a las capitales españolas y del extranjero. Donde más se ha notado ha sido en las dos Castillas, Extremadura y no se sí tambien lo habrá notado Andalucía (no soy una experta ni socióloga tampoco), con mucha extensión de terreno en comparación a otras más pequeñas y más saturadas de gente (ejemplo claro el de Madrid). Al ver estos lugares, de los que ya sólo quedan algunos recuerdos en forma de ruinas de lo que alguna vez fue una casa, una iglesia, una escuela o, cualquier otra cosa, sientes pena, por la pérdida de algo que estuvo vivo, donde la gente creció, soñó y vivió una vida cada vez más difícil de encontrar; sin embargo, al ver estos lugares, también palpas y hueles y sientes la historia, la cotidiana, sin grandes batallas, sin héroes mundialmente conocidos, pero puedes notar que “hay algo ahí” (vuelvo a sonar como Iker Jiménez) y el encanto de estos panteones de cultura acumulan un encanto que no tendrán, por lo menos hasta pasados 500 ó 600 años, las Torres de la antigua Ciudad Deportiva, por muy imponentes que nos resulten a día de hoy.

Os recomiendo encarecidamente que, si bien teneís un fin de semana libre, o venís a España por vacaciones, no dejéis pasar la oportunidad de contemplar estas joyas, que qun sin el esplendor de antaño, muestra parte de lo que somos, como sociedad y como personas.

Os dejo unas fotos que he encontrado

Un saludo.

Por cierto, estuvimos el el Hotel Rural La Botica, algo caro, pero es exquisito, las habitaciones una pasada, el desayuno abundante y la cena bastante aceptable, en un ambiente acogedor y con unos anfitriones como dueños del hotel amables como pocos he encontrado a lo largo de los viajes que he hecho.


452823584_f188496c81_b

28l5rmq1

2318308775_c564ea8d0b1

imon

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Curiosidades, Sitios para visitar, Voyage

Una respuesta a “Turismo rural

  1. Olguis

    Mamma mia, lo que es la vida.
    Nosotros fuimos allí hace unos 3 años por un aniversario. Nos alojamos en el hostal el viejo palomar.
    Un pueblo chulísimo. Le di a Lunafree la sorpersa y quedamos encantados.
    Además, en el pueblo hay un balneario monísimo, donde nos dimos un gran homenaje con circuito spa y masajes.
    Ya os enseñaremos fotillos.
    Besos mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s